TALPA DE ALLENDE: LA CAPTURA DEL DIABLO.

Publicado: diciembre 7, 2011 en Relatos
Templo de La Virgen del Rosario de Talpa de Allende, Jalisco.

Templo de La Virgen del Rosario de Talpa de Allende, Jalisco.

Recientemente estuve de visita en Talpa de Allende, Jalisco. Esta pequeña población tiene una vieja tradición religiosa que atrae peregrinos de todas partes de México y quizá de más allá de sus fronteras. El pueblo incluso recibe visitantes claramente agnósticos como un servidor que aunque no profeso la fe cuento con mis padres que sí son medianamente devotos.
Según la tradición, en este lugar existía una Virgen hecha de materiales burdos que, sin entrar en precisiones, cuando estaba a punto de ser “sepultada” y reemplazada debido a su evidente desgaste, tuvo a bien renovarse. Entiéndase por ello que la Virgen tuvo un update o actualización… Una especie de cirugía plástica espontánea para figuras religiosas. El hecho, considerado obviamente un milagro, le atrajo numerosos fieles, entre los cuales se cuenta mi familia desde varias generaciones atrás. Aún me relata mi papá durante el camino mil anécdotas sobre el peregrinaje que hacían de varios días para visitar a La Virgen del Rosario de Talpa. Aún, también, numerosos grupos de fieles emprenden anualmente su peregrinaje a pie como un acto de fe… Afortunadamente, aunque el esfuerzo sigue siendo considerable, las ventajas de la vida moderna les permite comer y dormir cómodamente a sus horas.
Desde que tengo usos de razón he acompañado a mis viejos a Talpa. Cuando niño siempre íbamos en la camioneta de mi padre en compañía de un gran número de familiares o amigos. Los niños siempre viajábamos en la caja de la camioneta, acondicionada con un colchón como dormitorio rodante. Me fascinaba salir de viaje en la madrugada. Tal vez a eso deba mi enorme afición a contemplar las estrellas.
Era obligatoria la merienda en Volcanes, pueblito cercano ya a nuestro destino, el ascenso al cerro de “La Campana”, el consumo de rollo de guayaba, el dulce tradicional de Talpa, la visita a los templos, el ascenso a Cristo Rey… Pero sobre todo, el ir escuchando diversos relatos y anécdotas referentes a un viaje que a mis abuelos les tomaba semanas, a mis padres todo un día, y ahora a mí sólo me consume de seis a siete horas de camino. Tales relatos aún me siguen fascinando.
Uno de esos relatos se refiere a una escena conocida, para aquellos que son católicos y va más o menos así:

LA CAPTURA DEL DIABLO.

Desde que El Diablo fue creado, se dedicó a hacer múltiples maldades para brindar caos a la obra de Dios. Hace muchos años, se decidió en la corte celeste que tal abuso debía llegar a su fin y se designó al Arcángel San Miguel para darle cauce a tal resolución.
Para San Miguel no fue difícil dar con El Maligno, dado el gran alboroto que provocaba a su paso. Se dice que lo encontró en La Unión de Tula, provocando innumerables actos aberrantes entre la gente de bien.
San Miguel hizo frente al Diablo quién aún transformado en flamígero dragón poco pudo hacer ante el enviado celestial… No por nada San Miguel era el campeón.
El Arcángel logró dominar al Diablo el tiempo suficiente para ponerle unas cadenas -seguramente forjadas del mismo material que la legendaria Arca de la Alianza- que, bajo cerrojo, sirvieron para llevarlo a rastras hasta tierra santa.
La tarea no fue sencilla, no estamos hablando de animal o bestia cualquiera. Lógico es pensar la enorme resistencia que opuso El Diablo ante tal humillación, se dice que San Miguel requirió un par de rounds adicionales para aplacar al malo, además de que se auxilió de varias rocas de considerable tamaño donde chimarreó* al demonio para así poder descansar entre caidas todo el camino hasta llegar a Talpa, donde supongo, a falta de mayores detalles posteriores, El Diablo fue puesto a la disposición de autoridades superiores que aseguraron su traslado a tribunales donde ordenaron encerrarlo hasta el día del juicio.
Durante esta escaramuza no fue dañado animal alguno, sólo el orgullo del demonio y varias rocas visibles en el camino a Talpa que presentan notorias laceraciones en su contorno, producto de los fuertes jalones que daba El Diablo.

*En ningún lugar pude encontrar el significado de “chimarrear”, pero así me lo contaron y considero esencial incluirlo. Debe entenderse como la realización de un empalme o amarre similar al que hacen los charros a cabeza de silla. Probablemente este término era usado comunmente en varias comunidades rurales del estado de Jalisco a inicios del siglo XX.

Dos de las rocas que dañó El Diablo tratando de librarse de las cadenas que le impusieron.

Dos de las rocas que dañó El Diablo tratando de librarse de las cadenas que le impusieron.

Detalle del Templo de San Miguel Arcángel en Talpa de Allende, Jalisco.

Detalle del Templo de San Miguel Arcángel en Talpa de Allende, Jalisco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s